Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp

Es uno de los lugares más simbólicos y bellos de la región del Douro Vinhateiro portugués. Pinhão es una freguesia del municipio de Alijó que cuenta con algunos de los mejores hoteles y bodegas de la zona. Además, en su puerto fluvial existen numerosas opciones para recorrer el Douro en un barco o rabelo y contemplar desde el agua el paisaje tan característico de los viñedos en bancales. Te invitamos a seguirnos en esta ruta repleta de belleza por todo lo que ver Pinhão


Hay paisajes que son la viva imagen de la belleza. Uno de ellos es el del Douro Vinhateiro. Todo es pertinente y exacto. No sobra absolutamente nada. El río avanzando pausado hacia su desembocadura en Oporto. Las franjas verdes y marrones de los viñedos en bancales ocupando con precisión milimétrica las verticales riberas. Los barcos navegando con sosiego. El tren de la Linha do Douro avanzando por una vía férrea que va literalmente adosada al cauce del río. Si esta estampa la maridamos además con una copa de buen vino y buena compañía, tenemos el verdadero significado de la palabra felicidad. Esto es posible en Pinhão.

Muelle de Pinhão
Muelle de Pinhão

Pocos enclaves del Douro Vinhateiro portugués tienen tanto encanto como esta freguesia de Alijó. Apenas un puñado de casas se agolpan alrededor de su coqueta estación de ferrocarril. No hace falta más. El resto son campos de viñedos que abrigan su diminuto casco urbano y que se aprecian a la perfección desde al majestuoso mirador de Casal de Loivos.

Visitamos Pinhão en octubre, momento en el que las hojas de las viñas van pereciendo a lo grande. Con una paleta de colores otoñales maravillosa y muy fotogénica. Es la época que recomendamos para visitar esta zona. Las temperaturas se suavizan (el verano es una auténtica caldera) y el paisaje adquiere un colorido magnético.

Pinhão
Pinhão

Cómo llegar a Pinhão

En coche. Pinhão es una freguesia del municipio de Alijó que se encuentra a orillas del Duero. La autovía más próxima a Pinhão es la A24 en Vila Real, a media hora en coche. El resto del viaje se tendría que realizar por carretera nacional. El viaje desde Oporto supondría una hora y media, la mayor parte por la autovía A4. Las capitales españolas más próximas son Ourense (dos horas), Zamora (dos horas y media), Pontevedra (algo menos de tres horas) y Salamanca (tres horas).

Tren de la Linha do Douro
Tren de la Linha do Douro

En tren. Pinhão es una de las estaciones que forma parte de la Linha do Douro, la vía férrea más bella de Portugal por ir adosada al curso del Duero desde Pocinho hasta Oporto. Para gozar de este apasionante viaje una muy buena idea es visitar Pinhão en un día desde Oporto. Un trayecto de algo menos de dos horas y media que tiene cinco frecuencias diarias. El precio del billete es de 11,10 euros y el tren llega y sale de la estación portuense de Campanha.

¿Dónde alojarse en Pinhão?

El Douro Vinhateiro es actualmente uno de los destinos más elitistas de Portugal. La red de alojamientos es de un nivel extraordinario y eso hace que cada año reciba a miles de visitantes con un alto poder adquisitivo de países como Francia, Reino Unido o incluso Estados Unidos. En Pinhão se concentran algunos de esos elegantes hoteles. El más popular es el Vintage House Douro, de cinco estrellas. Se encuentra pegado al muelle fluvial de Pinhão en el edificio que ocupó una antigua finca vinícola del siglo XVIII. Las estancias del hotel son sencillamente deliciosas y no falta ni un detalle. Cuenta con una piscina, pista de tenis y sala de catas. El precio de una noche no suele bajar de los 200 euros.

Una opción más económica para dormir en Pinhão es el LBV House Hotel, de tres estrellas. Es un alojamiento muy moderno que cuenta con habitaciones con vistas al Douro. Tiene una pequeña piscina y el desayuno buffet es muy completo y de calidad. Está situado al pie de la carretera M585 fuera del casco urbano.

Otras alternativas a precio moderado para alojarse en Pinhão son Dois Lagares House, Casas Botelho Elias y Casa Dona Eufémia. Durante la visita que hicimos a Pinhão nos alojamos en la magnífica Casa da Trigueira, en Santa Eugénia, una pequeña aldea situada a solo media hora de Pinhão.

Qué ver en Pinhão en un día

Para muchos Pinhão es el rincón más bello del Douro Vinhateiro. Es por ello que su visita resulta casi imprescindible en un recorrido por esta región. Contemplar sus puntos más destacados no nos llevará más de un día incluyendo el paseo en rabelo por el río y la cata en una de sus bodegas. Si te estas preguntando qué ver en Pinhão, a continuación te sacamos de dudas.

Estación de Pinhão

Tanto si se llega en Pinhão en tren como si no, es imprescindible visitar la estación de ferrocarril que forma parte de la emblemática Linha do Douro. Se construyó en el siglo XIX, pero no fue hasta 1937 cuando la terminal ferroviaria fue decorada con los azulejos que son su seña de distinción. Sigue la tradición de otras muchas estaciones lusas como las de Vilar Formoso, Marvão-Beirã y, por supuesto, de la São Bento en Oporto. De la aveirense compañía Aleluia salieron los 3.047 azulejos diseñados por J. Oliveira que se pueden contemplar actualmente en la estación de Pinhão. Todos ellos conforman 24 paneles en los que se representan escenas relativas al vino como la vendimia, el pisado de la uva y el transporte en rabelo hasta las bodegas de Vila Nova de Gaia.

Estación de Pinhão
Estación de Pinhão

Puente de Gustave Eiffel

Pinhão tiene la fortuna de contar con un puente diseñado por el mismísimo Gustave Eiffel en el siglo XIX. El autor de la torre parisina a la que le dio nombre, firmó esta construcción que salva el curso del río Duero y desde la que se contemplan algunas de las mejores vistas del paisaje vinícola del Douro Vinhateiro. El puente se concluyó en 1909. Se trata de una estructura metálica, sello de la casa, que se sustenta sobre tres pilares de piedra. La construcción recibe al visitante que llega a Pinhão en coche por la N222, considerada como una de las carreteras más bellas del mundo. El de Pinhão es uno de los tres puentes que diseñó Eiffel en Portugal junto a los de Maria Pia en Oporto y el de Viana do Castelo.

Puente de Gustave Eiffel
Puente de Gustave Eiffel

Paseo en barco rabelo por el Douro

A lo largo del Douro portugués existen numerosas opciones para realizar paseos en barco guiados y así apreciar el paisaje característico de los viñedos en bancales. Uno de los más atractivos es el que se puede hacer en Pinhão en un rabelo. Estas embarcaciones que se pueden ver atracadas junto a las bodegas de Gaia con la silueta de Oporto al fondo, son las que se empleaban para transportar las barricas antes de la construcción del ferrocarril. Un viaje no exento de peligro por un río muy diferente al que vemos ahora. Entonces no estaba ‘domesticado’ por los embalses, y los rápidos convertían la travesía en una aventura. En los rabelos se podían apilar hasta 70 barricas, aunque pocos llevaban más de medio centenar. Con la llegada del tren de la Linha do Douro y la mejora de las comunicaciones por carretera, el transporte en rabelo desapareció. Hoy son un formidable recuerdo del pasado al que nos podemos hacer con esta actividad.

Rabelo en Pinhão
Rabelo en Pinhão

El paseo en rabelo en Pinhão lo contratamos a través de Civitatis. Existen dos opciones: 1 hora y 2 horas. Nosotros elegimos la más larga que cubre el trayecto entre el muelle fluvial de Pinhão y Foz do Tua. La entrada incluye una audioguía que repasada datos relativos a la tradición vinícola del Douro Vinhateiro y también algunas curiosidades. Por ejemplo, desde el rabelo se contempla la Quinta da Romaneira, un alojamiento de lujo con bodega donde se alojaron Angelina Jolie y Brad Pitt. En la Quinta dos Malvedos pernoctó el que fuera primer ministro británico John Major. En esta bodega se elabora el vino de Oporto de Graham’s, cuyo ‘vintage’ recibió una calificación de 97 sobre 100 por el prestigioso crítico Robert Parker.

Participantes en el paseo en rabelo
Participantes en el paseo en rabelo

Algunos de los paseos concluyen con una cata de vino, pero lo mejor de todo es gozar de forma pasada del paisaje del Douro Vinhateiro y caer rendido ante semejante espectáculo declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Visita a la bodega Quinta do Bomfim

Sería un pecado recalar en Pinhão y no acudir a una de sus bodegas. Nosotros os aconsejamos visitar una de sus más representativas, la Quinta do Bomfim. En este enlace puedes reservarla. El proyecto de la familia Symington es uno de los más destacados de todo el Douro Vinhateiro. La compañía cuenta con numerosos viñedos en la región donde elaboran los famosos vinos de Oporto Dow’s y Graham’s, además de blancos y tintos de la denominación de origen Douro como los Altano.

Quinta do Bomfim
Quinta do Bomfim

La visita tiene una duración de una hora y 45 minutos y recorre los viñedos, el antiguo almacén, la privilegiada terraza de la quinta, la sala de barricas y, por último, la sala de catas. En esta última se tiene contacto sensitivo con algunos de los vinos que elabora la familia Symington.

Otras visitas que hacer en el entorno de Pinhão

El entorno de Pinhão está repleto de visitas interesantes que desgranamos en el post dedicado al municipio de Alijó. Pero vamos a mencionar dos de las más cercanas y atractivas. Una de ellas es subir hasta la aldea de Casar de Loivos para contemplar desde allí la mejor panorámica de Pinhão, la desembocadura del río del mismo nombre en el Douro y el paisaje vinícola de la región. El mirador de Casal de Loivos, recientemente remodelado, es sin duda uno de los balcones más privilegiados del Douro Vinhateiro.

Mirador de Casal de Loivos
Mirador de Casal de Loivos

Y los amantes del senderismo pueden realizar la ruta que une Pinhão con la localidad de Provesende. Se trata del trilho de São Cristóvão do Douro, un trazado lineal de poco más de 5 kilómetros que se interna en las viñas y va regalando unas panorámicas muy interesantes a medida que tomamos altura.

¿Dónde comer en Pinhão?

Al tratarse de una localidad más turística, en Pinhão tenemos una mezcla de restaurantes más elitistas con cocina de vanguardia en la línea del gusto del Douro Vinhateiro, con otros de menor calidad por los que pasar sin pena ni gloria. Entre los primeros se encuentra, por ejemplo, Casa do Arco ubicado en la aldea de São Cristovão do Douro.

Tabla de quesos en Segredos do Douro
Tabla de quesos en Segredos do Douro

Nosotros tomamos unas tapas y quesos en Segredos do Douro, una tienda de recuerdos y productos típicos que tiene una zona de bar. Está ubicada justo enfrente de la estación de ferrocarril. No es nada del otro mundo, pero pasable para un apuro.

ℹ️ OTROS LUGARES QUE VISITAR EN EL NORTE DE PORTUGAL

👉 El mirador de Picote y el incendio que le dio una segunda oportunidad

👉 Qué ver en Freixo de Espada à Cinta

👉 Qué ver en Amarante en un día. Los imprescindibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio