Freixo de Espada à Cinta

Sus campos de almendros, naranjos, vides y olivos a orillas del Duero parecen trasladarnos al Mediterráneo. Pero no, estamos en Portugal, en la frontera con Salamanca. Freixo de Espada à Cinta es una despensa de productos de calidad, pero también una localidad repleta de historia donde revivir tiempos de castillos, caballeros y doncellas

No sabemos si es porque su fundador, un hidalgo español, se apodaba Feijao y sus armas eran un fresno y una espada. O porque un guerrero visigodo llamado Espadacinta se acostó a la sombra de un fresno de esta villa para descansar. Sea de una forma de otra, lo cierto es que tres conceptos aparentemente desligados entre sí conforman el nombre de esta localidad fronteriza que bien podría estar enclavada en el Mediterráneo español. Freixo de Espada à Cinta surge como un regalo a orillas del Duero y rodada de almendros, viñedos, naranjos y olivos. Un microclima más propio de otros lares la convierte en una auténtica despensa de la zona en lo que se refiere a cítricos, vino y aceite, además de los productos de la huerta. Pero no solo vamos a hablar de comida. Freixo de Espada à Cinta es mucho más. Solo hay que viajar en el tiempo para darnos cuenta de la importancia que ha tenido en la historia de Portugal. Conquistada por los leoneses primero y asediada por los castellanos después, Freixo se forjó una leyenda de guerrera y resistente. Por eso los primeros reyes de Portugal le fueron brindando un poder que se reflejó en su muralla que ya no existe y en un castillo del que queda una torre octogonal única en el país vecino.

Vista de Freixo de Espada à Cinta desde la Torre do Galo

Vista de Freixo de Espada à Cinta desde la Torre do Galo

Desde lo alto de esa atalaya que podemos confundir con un campanario desligado de la iglesia, apreciamos la riqueza de la tierra que se extiende a orillas del Duero. Un suelo fértil que se aprecia en el vertiginoso descenso al río, donde está ubicada una de las mejores playas fluviales del país, La Congida. Visitar Freixo, especialmente en verano, es hacer un completo de patrimonio, gastronomía y naturaleza. Pero podemos hacerlo en cualquier momento del año sin miedo a sufrir una decepción.

Fresno con la espada y la cinta

Fresno con la espada y la cinta

Qué ver en Freixo de Espada à Cinta

No está de camino a ninguna parte y eso la mantiene al margen del siempre maléfico turismo de masas. Freixo de Espada à Cinta posee un casco histórico coqueto que se puede recorrer en un par de horas entre una comida en uno de sus restaurantes y una visita para desconectar a la ribera del río. Durante ese paseo podremos tener una idea aproximada de la relevancia que tuvo en el pasado y también admirar lo mucho y bien que se está trabajando en la actualidad para que el visitante tenga atractivos suficientes para quedarse y volver.

Torre do Galo

También conocida como Torre do Relógio por contar con un reloj en su parte superior. Se trata de un torreón heptagonal único vestigio del castillo medieval con el que contó Freixo. La primera referencia de la fortaleza data del reinado de Sancho II de Portugal, a mediados del siglo XIII. La importancia de Freixo de Espada à Cinta para defender la frontera lusa de los ataques castellanos obligaba a tener un castillo en perfecto estado y por este motivo se fue reparando y ampliando con el paso del tiempo. En una de esas modificaciones se levantó la Torre do Galo, símbolo de la localidad y el único resto conservado del castillo.

Torre do Galo de Freixo de Espada à Cinta

Torre do Galo de Freixo de Espada à Cinta

Cuando la frontera dejó de ser un punto caliente y no había peligro de invasiones ni de refriegas, Freixo fue perdiendo su papel capital y su castillo, también. La fantástica torre heptagonal se pervirtió con la construcción de un campanario y un reloj en su parte superior. Y lo que fue el recinto del castillo es ahora el cementerio de la localidad. Hoy en día es su símbolo y una perfecta atalaya desde la que contemplar una panorámica completa de Freixo y de su entorno repleto de campos de cultivo y huertas.

Iglesia de San Miguel

Junto a la Torre do Galo se levanta la iglesia de San Miguel de Freixo de Espada à Cinta. Sobria en su exterior, pero con una belleza indudable una vez que traspasamos sus puertas. Es de estilo manuelino, cuenta con tres naves y destaca la decoración de su presbiterio con diversas pinturas de la vida de Jesús atribuidas al genial Grão Vasco y a sus discípulos. Está considerada una de las iglesias más bellas de Portugal e incluso se la califica como un Monasterio de los Jerónimos de Lisboa en miniatura. A pocos metros de la iglesia de San Miguel, pasa desapercibida la de la Misericordia que destaca por su estrecha y alta nave.

Iglesia de San Miguel de Freixo de Espada à Cinta

Iglesia de San Miguel de Freixo de Espada à Cinta

Retablo de la iglesia de San Miguel de Freixo de Espada à Cinta

Retablo de la iglesia de San Miguel de Freixo de Espada à Cinta

Convento de San Felipe Neri

Nada más llegar a Freixo de Espada à Cinta nos recibe el convento e iglesia de San Felipe Neri. Está inacabado como podemos apreciar en una de sus alas. Comenzó a construirse en 1673 cuando los hermanos de la Orden del Oratorio llegaron a esta localidad y decidieron levantar este convento bajo la advocación de San Felipe Neri. En aquel momento era el segundo de toda Portugal que se dedicaba al santo. Su estado de conservación no es el adecuado, pero no cabe duda de que es imposible no pararse ante su imponente fachada.

Convento de San Felipe Nery de Freixo de Espada à Cinta

Convento de San Felipe Nery de Freixo de Espada à Cinta

Museo de la Seda y el Territorio

Una de las grandezas de Portugal es que en localidades pequeñas te puedes encontrar museos de lo más interesante y sorprendente. Ocurre en Miranda do Douro con el Museo da Terra de Miranda, y también en Freixo de Espada à Cinta con el Museo de la Seda y el Territorio. Se inauguró en 2015 después de tomar el relevo del Museo del Territorio y la Memoria y se incluyó una colección asociada con la seda que tanto llama la atención. No olvidemos que Freixo es el único reducto de la península ibérica donde el trabajo de la seda sigue siendo totalmente artesanal. En este renovado espacio museístico podemos ver el proceso de extracción de la seda desde que se produce la metamorfosis del gusano en mariposa, hasta su posterior tratamiento, elaboración de las piezas en los telares y el resultado final en forma de prendas como pañuelos. Normalmente cuando hablamos de esta fibra nuestra mente se va a Asia y al mundo islámico, pero la tradición que existe en Freixo está muy arraigada y sigue plenamente vigente. El museo también recoge una amplia colección arqueológica, geológica y etnográfica que repasa la historia de esta población.

Telar del Museo de la Seda y el Territorio

Telar del Museo de la Seda y el Territorio

Playa de La Congida

Freixo de Espada à Cinta puede presumir de contar con una de las mejores playas fluviales de toda Portugal. Está a cuatro kilómetros del casco urbano, a orillas del río Duero y rodeada de un paisaje mediterráneo de almendros, naranjos, vides y olivos. La Congida es una playa perfectamente equipada con todo tipo de servicios: socorrista, zona de césped y sombras, baños, vestuarios, duchas, juegos infantiles, bar… Su ocupación no suele ser muy elevada y la calidad del agua es extraordinaria. En la playa de La Congida se encuentra el muelle del barco que realiza pequeños paseos por las Arribes del Duero y que también hace parada en la localidad salmantina de Vilvestre. En este enlace puedes consultar los precios y horarios.

Playa de la Congida

Playa de la Congida

Barco que realiza los paseos por el Duero

Barco que realiza los paseos por el Duero

Mirador de Penedo Durão

A unos 12 kilómetros de Freixo y tomando el desvío que aparece antes de llegar al pueblo desde el salto de Saucelle se encuentra uno de los miradores más imponentes de las Arribes del Duero, el de Penedo Durão. Su elevada altitud hace que ofrezca unas panorámicas muy completas del curso del río Duero, el salto de Saucelle, el poblado de Aldeaduero y la desembocadura del río Huebra. El paisaje de las Arribes que se aprecia desde esta atalaya nada tiene que ver con el que se disfruta en el entorno de la presa de Aldeadávila. Los grandes cortados rocosos han desaparecido y las riberas del Duero se abren dejando espacio a las grandes zonas de cultivo, especialmente en el lado portugués.

Mirador Penedo Durao

Mirador Penedo Durao

¿Dónde alojarse en Freixo de Espada à Cinta?

Freixo de Espada à Cinta es un destino perfecto para alejarse del estrés, las preocupaciones, los atascos y el ruido. Simplemente hay que disfrutar y dejarse llevar por un entorno natural privilegiado y un microclima que ofrece temperaturas muy agradables durante prácticamente todo el año. En Freixo se ha apostado por un turismo rural de calidad a precios asequibles. En el casco urbano podemos encontrar alojamientos como la Casa do Conselheiro, una casa rural construida al estilo tradicional de la localidad y que cuenta con instalaciones modernas y decoradas con mucho gusto. Posee un amplio jardín y ofrece un desayuno con productos de la zona.

Fuera del casco urbano pero muy cerca del centro está la Casa de Alpajares, un lujoso establecimiento con visitas al río Duero, instalaciones impecables y servicios complementarios como spa, solárium, piscina y restaurante. Cuenta también con bodega y viñedos propio, lo que le permite ofrecer catas y actividades de enoturismo.

Con excelentes valoraciones y también fuera del núcleo urbano de Freixo de Espada à Cinta encontramos la Quinta do Salgueiro, un moderno alojamiento rodeado de viñedos, olivos y almendros y que cuenta con piscina y unas habitaciones modernas y perfectamente equipadas.

Comer en Freixo de Espada à Cinta

Con unos productos de primer nivel como son los que brinda la fecunda tierra de Freixo, es lógico que los fogones de sus restaurantes aprovechen ese regalo. Aunque existen varias opciones para comer en Freixo de Espada à Cintra, siempre que visitamos esta localidad nos decantamos por el mismo restaurante.

Tabla de quesos del restaurante Cinta D'Ouro

Tabla de quesos del restaurante Cinta D’Ouro

Bacalao del restaurante Cinta D'Ouro

Bacalao del restaurante Cinta D’Ouro

  • Restaurante Cinta D’Ouro (Avenida Guerra Junqueiro s/n). Estamos ante una de las mejores propuestas gastronómicas que se pueden encontrar en la frontera. Al frente se encuentra Diego Antonio Ledesma, un maestro de los fogones que sabe sacarle el mejor partido posible a los buenos productos de la tierra. Excelente es su tabla de quesos, donde presenta una generosa ración de algunos buenos quesos que se hacen a un lado y al otro de ‘la Raya’. El bacalao en diferentes preparaciones, el solomillo al vino de Oporto y el pulpo son algunos de sus platos estrella. Entre los postres destaca la tarta de almendras. No olvidemos que Freixo es un gran productor de este fruto seco. Y todo ello regado con los vinos de la cooperativa Montes Ermos que tienen una calidad extraordinaria. Muy buena relación calidad precio (20 euros por persona aproximadamente) y un trato amable y cercano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Places in Freixo de Espada à Cinta

Find More  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies