Sierra de la Estrella

La cordillera del Sistema Central se convierte en Portugal en la Sierra de la Estrella. Un parque natural desconocido para muchos, pero con unos enclaves naturales de excepción repletos de rutas de senderismo, lagos, cascadas, piscinas naturales e incluso la única estación de esquí del país. Hacemos un repaso por todo lo que ver en la Sierra de la Estrella para extasiarnos con su inigualable belleza

Cuando en 2014 descubrimos la Sierra de la Estrella durante una Semana Santa en Manteigas nos preguntamos cómo habíamos tardado tanto en visitarla. Todavía hoy sigue siendo una gran desconocida para muchos españoles, a pesar de su cercanía con la frontera. El mayor parque natural de Portugal, y el único lugar del país vecino donde se puede ver nieve de forma estable en invierno, tiene todos los ingredientes para cautivar a los que amamos la naturaleza. Apasionantes rutas de senderismo, atronadoras cascadas, un sinfín de piscinas naturales, frondosos bosques, sobrecogedores valles glaciares y la cima más alta de Portugal continental. Estos son solo algunos de los alicientes de una sierra de 888 kilómetros cuadrados donde, por si fuera poco, se elabora uno de los quesos más apreciados del país, además de una excelente miel. Te invitamos a descubrir los lugares imprescindibles que ver en la Sierra de la Estrella.

Vistas de la Sierra de la Estrella desde la carretera que une Manteigas con el pico Torre

Vistas de la Sierra de la Estrella desde la carretera que une Manteigas con el pico Torre

Cómo llegar a la Sierra de la Estrella

En coche. El vehículo es sin duda el mejor aliado para hacer una ruta por la Sierra de la Estrella. Podemos arrancarla por su vertiente norte en las ciudades de Guarda (a dos horas de Salamanca y cuatro de Madrid) o Celorico da Beira. A ambas se accede fácilmente desde la autovía A25. Otra importante puerta de entrada a la Sierra de la Estrella es la ciudad de Covilhã, junto a la autovía A23 (a poco más de dos horas de Salamanca, a dos horas y veinte minutos de Plasencia y dos y media de Cáceres). Las carreteras que recorren la Sierra de la Estrella tienen buen firme por norma general, pero hablamos de vías de montaña con trazados repletos de curvas que requieren una conducción más pausada y atenta.

En tren. Todas las ciudades que hemos mencionado anteriormente cuentan con estación de tren para llegar a la Sierra de la Estrella en este medio de transporte. Por ejemplo, entre Lisboa y Guarda hay varios trenes Intercidades (IC) diarios con una duración del trayecto de cuatro horas y veinte minutos y a un precio de 13 euros. Entre la capital portuguesa y Celorico da Beira también existen varios IC con una duración de cuatro horas y un precio de 12,50 euros. Si el objetivo es viajar a Covilhã desde Lisboa, el tren más rápido realiza el trayecto en tres horas y cuarenta minutos con el billete a 10 euros. También existen servicios que unen la ciudad lisboeta con Gouveia, una de las principales poblaciones de la Sierra de la Estrella. El servicio hace trasbordo en Coímbra y la duración del viaje es de unas cuatro horas y media con los billetes en torno a los 17 euros.

En el caso de Oporto, la conexión con Guarda siempre requiere trasbordo y la duración del trayecto varía en función del tipo de tren y va desde las cuatro hasta las seis horas. El billete más barato es de 16 euros. Lo mismo ocurre con Celorico da Beira. Si por el contrario queremos viajar de Oporto a Covilhã, existen tres servicios directos diarios del IC con una duración de algo más de cinco horas y un billete a 20,50 euros.

En autobús. Hay numerosos servicios de autobús exprés que comunican diariamente Coímbra con las ciudades de Seia, Guarda y Covilhã. También hay líneas que realizan el trayecto entre las ciudades de Aveiro, Oporto y Lisboa con Guarda y Covilhã.

Guía con los imprescindibles que ver en la Sierra de la Estrella

En agosto de 1881, un grupo de 42 aventureros amantes de la montaña partieron desde Lisboa rumbo a la Sierra de la Estrella. Su objetivo era adentrarse en este espacio natural por aquel entonces totalmente desconocido y casi salvaje. Lograron instalar una estación meteorológica, una de las primeras de Europa, y abrir el camino para que otros científicos comenzaran a realizar estudios en los que descubrir el origen de un paisaje moldeado por los glaciares, las nieves, el agua y el paso del tiempo. Más de un siglo después, la Sierra de la Estrella sigue siendo un territorio inexplorado para muchos. Penetrar en sus paisajes es toda una experiencia que cautiva al viajero. Por eso vamos a recorrer los que para nosotros son los lugares imprescindibles que ver en la Sierra de la Estrella. Un parque natural que lo tenemos a tiro de piedra y que siempre invita a regresar.

Manteigas

Manteigas es el ‘corazón’ de la Sierra de la Estrella y el mejor lugar para comenzar a recorrerla. Lo de ‘corazón’ no es algo figurado, ya que se encuentra en el centro del parque natural. Su entorno está dominado por el valle glaciar del río Zêzere y para nosotros es sin duda el enclave más bello de la Sierra de la Estrella.

Vista de Manteigas

Vista de Manteigas

Igreja Matriz de Santa Maria Manteigas

Igreja Matriz de Santa Maria

Aunque el interés de Manteigas radica en su entorno, no está de más aprovechar para dar un paseo por su casco urbano donde destacan la igreja Matriz de Santa Maria, del siglo XIV, y la de São Pedro, construida cien años después. Otras muchas capillas se localizan en el propio pueblo y su entorno demostrando así la fuerte devoción de unas gentes que se encomendaban al cielo en busca de un año benévolo para el campo y el ganado.

Valle glaciar del río Zêzere

Manteigas cuenta con la red de senderos más extensa, cuidada y mejor señalizada de toda la Sierra de la Estrella. Uno de los más interesantes es el que recorre el valle glaciar del río Zêzere y concluye en el pico Torre. Estamos ante una ruta lineal de algo más de 15 kilómetros ideal para realizarla en los meses de primavera y otoño y no tanto en verano por la ausencia de sombras. Los que no tengan la oportunidad de disponer de dos vehículos y se vean obligado a hacer la idea y la vuelta, pueden optar por una solución intermedia que es la que nosotros elegimos. Caminar desde Manteigas (concretamente desde el balneario de Caldas de Manteigas) hasta el Covão d’Ametade. En este caso haremos 18,5 kilómetros ida y vuelta con un desnivel acumulado de 691 metros.

Valle glaciar del río Zêzere

Valle glaciar del río Zêzere

Valle glaciar del río Zêzere desde la carretera que une Manteigas con Torre

Valle glaciar del río Zêzere desde la carretera que une Manteigas con Torre

Covão d’Ametade

Es uno de nuestros rincones favoritos de la Sierra de la Estrella. Al Covão d’Ametade se puede llegar caminando por la ruta del valle glaciar del Zêzere o cómodamente en coche por la carretera que une Manteigas con el pico Torre. El Covão d’Ametade es una gran depresión ubicada junto a un pequeño lago de origen glaciar. Se forjó gracias a los sedimentos que cayeron de la montaña y que dieron como resultado una gran pradera donde actualmente es posible acampar y que cuenta con zona de merenderos y baños. Un pequeño paraíso entre abedules desde el que se contemplan imponentes las cumbres de la Sierra de la Estrella.

Covão d’Ametade

Covão d’Ametade

Poço do Inferno

A pesar de la notable presencia de agua gracias a los ríos Zêzere y Mondego y a un buen número de arroyos, la Sierra de la Estrella no destaca especialmente por sus cascadas. Nada que ver por ejemplo con el parque nacional de Peneda-Gerês que acoge algunas de las mejores cascadas de Portugal. Sin embargo, tenemos que destacar una especialmente bella y singular. Se trata del Poço do Inferno, situado a 9 kilómetros de Manteigas por una atractiva carretera de montaña que parte de la zona del balneario. Estamos ante una caída de agua de diez metros que se surte de la ribeira de Leandres, un afluente del Zêzere que ha ‘cincelado’ a su paso la roca granítica. Un espectáculo que deslumbra en primavera y convierte al Poço do Inferno en uno de los lugares más visitados y fotografiados de la Sierra de la Estrella.

Poço do Inferno cascadas de Portugal

Poço do Inferno

Aunque se puede llegar al pie de la cascada en coche, nosotros lo hicimos caminando gracias a una de las rutas más interesantes que se pueden hacer desde Manteigas, la rota do Jabali e Poço do Inferno. 14 kilómetros circulares que ayudan a comprender la diversidad y la belleza del entorno del ‘corazón’ de la Sierra de la Estrella.

Covão do Boi

El tramo final de la carretera N339 que asciende hasta el pico Torre desde Manteigas es un auténtico espectáculo. El frondoso paisaje que hemos dejado atrás en el Covão d’Ametade se va transformando en una concatenación de moles rocosas graníticas de formas imposibles. El hielo de los antiguos glaciares ha moldeado un escenario que parece irreal y que nos deja rincones como el Covão do Boi. En esta cueva situada a 1.850 metros de altitud está esculpido el monumento que representa a Nossa Senhora da Boa Hora, patrona de los pastores que siguen soportando las duras condiciones de una sierra agradecida y cruel al mismo tiempo. La escultura tallada en la roca granítica es obra de António Duarte.

Covão do Boi

Covão do Boi

Faias de São Lourenço

Entre la lista de rutas de senderismo de Manteigas que se pueden consultar en esta web, también destaca la que se adentra en bosque de hayas (faias en portugués) de São Lourenço. Es un itinerario circular de 10 kilómetros y con solo 503 metros de desnivel que recorre uno de los hayedos más espectaculares de toda la península ibérica. Es ideal para ir en otoño y también permite visitar la capela de São Lourenço.

Seia

En la vertiente occidental del parque natural se encuentra Seia, una ciudad moderna sin demasiados atractivos monumentales (aunque sí museísticos) pero que envuelve una serie de enclaves naturales imprescindibles para visitar en la Sierra de la Estrella. Su ‘concelho’ aglutina un buen número de piscinas naturales, propone atractivas rutas de senderismo y concentra gran parte de la producción de queso de la comarca.

Centro de Interpretação da Serra da Estrela

Para entender el origen y la evolución de la Sierra de la Estrella es fundamental visitar el centro de interpretación del parque natural ubicado en Seia. Un vídeo muestra los principales enclaves de la zona por tierra y por aire y existen diferentes salas multimedia donde se ahonda en cada uno de los atractivos del parque. Asimismo, es un buen lugar para recabar información de las rutas de senderismo que hacer en la Sierra de la Estrella y contar con asesoramiento profesional para acertar con nuestras elecciones.


HORARIO

De martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas

PRECIO

Adultos: 4€ / Niños: 2,50€


Museu do Pão

Si por un momento queremos aparcar los planes de naturaleza, en Seia tenemos una estupenda alternativa con su Museu do Pão. Se encuentra el pie de la carretera que asciende hasta Sabugueiro y ofrece una formidable recreación del método tradicional de elaboración del pan en la zona con dos ruedas de molino. Posee además una tienda de panes y dulces de la zona y un restaurante.


HORARIO

De martes a viernes y domingos de 10:00 a 18:00 horas

Sábados de 10:00 a 22:00 horas

PRECIO

Adultos: 5€ / Niños: 3€


Sabugueiro

Si Guarda puede presumir de ser la ciudad más alta de Portugal, Sabugueiro tiene el honor de ser el pueblo más elevado con sus 1.200 metros de altitud. Más allá solo tenemos las cumbres de la Sierra de la Estrella con el pico Torre y sus 1.993 metros a la cabeza. Sabugueiro es un típico pueblo de montaña repleto de alojamientos, restaurantes, tiendas de quesos y pieles de oveja. En invierno es un hervidero ya que allí pernoctan muchas de las personas que acuden a esquiar a la estación Vodafone de la Sierra de la Estrella. En verano mantiene su atractivo gracias a una pequeña piscina natural rodeada de huertas y de una vegetación que trata de recuperarse de un reciente incendio.

Piscina natural de Sabugueiro

Piscina natural de Sabugueiro

Lapa dos Dinheiros

Una de las sorpresas más gratas que nos dio el ‘concelho’ de Seia durante nuestra última visita a la Sierra de la Estrella fue Lapa dos Dinheiros. Esta pequeña freguesia habitada desde el Neolítico descansa entre los ríos Alva y Caniça abrigada por un sorprendente bosque de castaños y robles (muchos de ellos centenarios).  Con un cuidado casco histórico compuesto por casas levantadas en granito y donde destaca la capilla de Nossa Senhora do Amparo, Lapa dos Dinheiros llama la atención del viajero gracias a su formidable piscina natural. Situada a poco más de un kilómetro del casco urbano, se surte de las aguas de la ribeira da Caniça y en 2020 había recibido la bandera azul ya que, a la gran calidad de sus aguas, se une la presencia de socorrista, su accesibilidad y un área de baños y vestuarios. El paisaje granítico, el ponte de Caniça y el frondoso bosque que la rodea, establecen el marco perfecto para una de las mejores piscinas naturales de la Sierra de la Estrella.

Piscina natural de Lapa dos Dinheiros

Piscina natural de Lapa dos Dinheiros

Lapa dos Dinheiros es además punto de origen y destino de una de las rutas de senderismo más atractivas que se pueden hacer en esta vertiente del parque natural. La Rota da Caniça es un itinerario circular de 7,6 kilómetros que se adentra en el bosque de castaños y robles que mencionábamos y, tras pasar por la piscina natural, alcanza las curiosas formaciones rocosas del Buraco da Moura y los Cornos do Diablo. Esta última recibe este nombre por asemejarse a los cuernos de satanás. Pero el paraje no tiene nada de diabólico, más bien todo lo contrario. En este punto la ribeira da Caniça nos regala una serie de pozas y cascadas para refrescarnos en un entorno idílico.

Rota da Caniça

Rota da Caniça

Loriga

Loriga es otro de los lugares mágicos que ofrece la Sierra de la Estrella. Un coqueto pueblo rodeado de un paisaje marcado por los cultivos en terrazas, el agua, las moles graníticas y los verdes valles. Por algo se la conoce como la “Suiza portuguesa”. Salvando las distancias, Loriga ha sabido cuidar su entorno como se puede demostrar en su piscina natural, una de las más hermosas que nos podemos encontrar en Portugal. Una concatenación de pozas de aguas frías y cristalinas procedentes de la ribeira de Loriga y que en verano hacen las delicias de locales y visitantes.

Piscina natural de Loriga

Piscina natural de Loriga

De Loriga parten dos de las rutas de senderismo más apasionantes de la Sierra de la Estrella. Una es la conocida como la ruta de la levada entre Cabeça y Loriga. Se trata de un recorrido circular de 15,5 kilómetros que se puede comenzar indistintamente en la bella localidad de Cabeça o en Loriga. El tramo más próximo a la primera se desarrolla junto a una levada. Se trata de un pequeño canal que tiene la función de llevar el agua desde la montaña a la población. Las levadas son muy populares en la isla de Madeira y también se puede contemplar otra en la anteriormente mencionada rota do Caniça en Lapa dos Dinheiros.

Terrazas de Loriga

Terrazas de Loriga

Ruta de la levada entre Cabeça y Loriga

Ruta de la levada entre Cabeça y Loriga

Apasionante es sin duda la ruta de la garganta de Loriga. En este caso es lineal, por lo que necesitaremos tomar un taxi que nos lleve al punto final (el pico Torre) para hacer el descenso caminando hasta Loriga (12,3 kilómetros). La ruta se desarrolla por el valle glaciar de Loriga. A diferencia del valle del río Zêzere en Manteigas, es más estrecho formando una garganta que deja laderas escarpadas.

Sandomil

Viajamos ahora hasta el extremo oeste de la Sierra de la Estrella para visitar la apacible localidad de Sandomil. Tierra de buenos aguardientes y mejores vinos, la estampa que forman su puente medieval y el curso del río Alva es hipnótica. Aunque se denomina ‘puente romano’, todo apunta a que fue reconstruido casi en su totalidad durante la Edad Media. Junto a esta construcción se ubica la playa fluvial de la localidad dotada de amplias zonas verdes protegidas del sol por grandes plátanos y alisos. En esta zona de baño disfrutamos de una agradable tarde sin apreturas y con una placidez casi inusitada. La playa también cuenta con un restaurante y una zona de alquiler de barcas. Durante un paseo por Sandomil podemos seguir el curso del río Alva hasta su capela de S. Bento y adentrarnos en las estrechas calles de su casco urbano donde se ubica su iglesia parroquial, que llama la atención por su torre inclinada.

Playa fluvial de Sandomil

Playa fluvial de Sandomil

Río Alva a su paso por Sandomil

Río Alva a su paso por Sandomil

Vide y Poço da Broca

Otro puente medieval, aunque también con orígenes romanos, domina el paisaje urbano de la fregesia de Vide, a orillas del río Alvoco. Junto a esta construcción hay una zona de merenderos donde también es posible darse un chapuzón, aunque no se trata de una playa fluvial reconocida como tal. En Vide se ven algunas casas construidas en esquisto y de su núcleo urbano parten tres rutas de senderismo. La rota dos Meandros PR1-SEI (8,2 kilómetros, circular); la rota da Ribeira de Loriga PR2-SEI (16,8 kilómetros, lineal) y la rota do Ribeira de Alvoco PR13-SEI (17,1 kilómetros lineal).

Vide

Vide

En Vide se dan la mano la Serra da Estrela y la Serra do Açor. En ese paisaje especialmente mágico se encuentra la que a nuestro juicio es la piscina natural más bella de toda la zona e incluso podríamos decir que de Portugal. Se trata del Poço da Broca, ubicado en la pequeña aldea de Barriosa, a 4 kilómetros del centro de Vide. Se surte de las aguas frías y cristalinas de del río Alvoco y forma una espectacular cascada que en época de lluvias cae de manera atronadora. Aunque no hay demasiado espacio para extender la toalla, la belleza del lugar merece que al menos nos demos un baño.

Poço da Broca

Poço da Broca

La antigua aceña levantada en esquisto y ubicada junto a una pequeña represa se ha convertido en el restaurante Guarda-Rios, donde apuestan por una cocina más moderna dando una vuelta de tuerca al recetario tradicional.

São Romão y Senhora do Desterro

En la freguesia de São Romão merece la pena hacer una parada en su igreja de Nossa Senhora do Socorro, del siglo XVI y con un interesante retablo barroco tardío. Siguiendo con el patrimonio religioso, no podemos pasar por alto el Santuário de Nossa Sra. do Desterro, ubicado en esta misma freguesia y rodeado de un denso bosque a orillas del río Alva. No hablamos de un único templo, sino de diez capillas dedicadas a escenas de la vida de Cristo. La primera se levantó en el siglo XVII a raíz de una serie de apariciones, y la popularidad del santuario hizo que posteriormente se construyeran el resto.

Igreja de Nossa Senhora do Socorro

Igreja de Nossa Senhora do Socorro

Santuário de Nossa Sra. do Desterro

Santuário de Nossa Sra. do Desterro

En la zona también se encuentra el Museu Natural da Electricidade, enclavado en una antigua central hidroeléctrica. Junto a él, una pequeña playa fluvial recuperada en 2018 y conocida popularmente como Dr. Pedro, en honor a un profesor de matemáticas de São Romão que acudía a este lugar junto a sus alumnos.

Pico Torre

Con sus 1.993 metros, Torre es el pico más alto de Portugal continental (el más elevado de todo el país es la Montanha do Pico en Azores con 2.351 metros). Es un lugar simbólico al que merece la pena subir para contemplar una vista panorámica de 360 grados de toda la Sierra de la Estrella. Pero también estamos ante un enclave pintoresco. En primer lugar, por el curioso centro comercial que allí se encuentra y donde encontramos desde productos típicos de la Sierra de la Estrella como el queso, la miel y los embutidos, hasta todo tipo de prendas de vestir. Un lugar que parece detenido en el tiempo. Junto a esta superficie se eleva la pequeña torre que da nombre al pico y que fue mandada construir por el rey João VI para que la montaña alcanzara los 2.000 metros justos de altitud.

Pico Torre

Pico Torre

Otros de los símbolos de Torre son los dos radares aéreos que se construyeron en los años 50 y 60 del siglo XX por la Fuerza Aérea Portuguesa. Uno de ellos se encuentra abandonado y el otro se utiliza con puesto de rescate de la GNR. En Torre también se ubica la única estación de esquí de Portugal.

Lagoa Comprida y Covão dos Conchos

Una de las imágenes más sorprendentes y propias de la ciencia ficción que encontraréis de la Sierra de la Estrella es la del Covão dos Conchos. Estamos ante un lago artificial donde se construyó un aliviadero en forma de campana para recoger el agua y transportarla a través de un túnel de 1.519 metros de largo hasta la Lagoa Comprida. Hasta aquí no parece nada extraordinario. Pero hace algunos años la imagen de este gran agujero cubierto de musgo y vegetación ‘absorbiendo’ el agua se volvió viral. A vista de dron parece que por arte de magia se ha creado una abertura por la que se escapa el líquido elemento. Desde entonces son muchas las personas que se acercan hasta este lugar donde la mano del hombre y la vena ‘artística’ de la naturaleza han creado un fenómeno cuanto menos curioso.

Covão dos Conchos

Covão dos Conchos

Hay dos formas de llegar hasta el Covão dos Conchos. La más rápida es caminando desde la Lago Comprida, un gran embalse construido en 1912 y que se ha convertido en la principal reserva de agua de la Sierra de la Estrella. Estamos ante una ruta lineal de 9 kilómetros (ida y vuelta) sin apenas desnivel y que se realiza por una cómoda pista. Por el camino vemos las marcas del glaciarismo en la Sierra de la Estrella gracias a los denominados bloques erráticos, que fueron transportados por la fuerza del hielo.

Lagoa Comprida

Lagoa Comprida

Otra opción para llegar al Covão dos Conchos es realizando la ruta de las 6 Lagunas que se inicia igualmente en la Lagoa Comprida, pero que es circular. El itinerario pasa por una serie de lagunas artificiales y naturales, la última de las cuales es el Covão dos Conchos. Tiene 9,3 kilómetros con un importante grado de exigencia, no tanto por el desnivel, sino por el hecho de transitar entre matorrales bajos durante la primera parte de la ruta.

Gouveia

Gouveia forma junto a Covilhã, Manteigas y Seia los cuatro municipios más importantes de la Sierra de la Estrella y que concentran la mayor parte del territorio del parque. En la ciudad de Gouveia encontramos algunos ejemplos interesantes de arquitectura religiosa como la igreja de S. Pedro, de estilo barroco y recubierta de azulejos que se añadieron entre los años 40 y 50 del siglo XX. El convento de São Francisco, del siglo XII, está enclavado en un denso bosque que le otorga un carácter bucólico. Eso sí, por desgracia se encuentra en una finca privada y no es posible visitarlo. Es más, resulta hasta peligroso por la presencia de un perro bastante agresivo con los visitantes. Hay que mencionar también casas señoriales como el solar dos Serpa Pimentel y el de los condes de Vinhó e Almedina (sede del museo que rinde homenaje al pintor Abel Manta), son otros de los monumentos que ver en Gouveia.

Vale do Rossim

En invierno para inmortalizarla rodeada de nieve o en verano para darse un chapuzón en sus gélidas aguas. Cualquier época es buena para subir hasta los 1.437 de altura donde se encuentra la laguna artificial Vale do Rossim. Enclave frecuentado en su día por las ovejas que hacían la trashumancia, hoy tiene el honor de ser la playa fluvial de Portugal ubicada a una mayor altitud. Además de refrescarnos en sus aguas, podemos practicar deportes náuticos o simplemente disfrutar con un paisaje con un alto valor ambiental.

Vale do Rossim

Vale do Rossim

Folgosinho

La Sierra de la Estrella es naturaleza por encima de todo, pero hay dos localidades donde el paisaje urbano hace la competencia al entorno. Una de ellas es Folgosinho. La otra, Linhares da Beira de la que hablaremos más adelante. Folgosinho rebosa autenticidad y tradición. Una leyenda apunta a que fue la tierra natal del líder lusitano Viriato, aunque a día de hoy no existe ninguna evidencia de que así fuera. La silueta de la localidad está dominada por su castillo, levantado en cuarzo rosa y blanco, una característica que lo convierte en una fortaleza única y de un atractivo singular. La supuesta Casa de Viriato, el pelourinho, la igreja Matriz, sus diversas fuentes y la capela de São Faustino, son otros de los puntos de interés donde pararse en un recorrido por Folgosinho.

Castillo de Folgosinho

Castillo de Folgosinho

Covilhã

Con sus casi 37.000 habitantes, Covilhã es la principal ciudad de la Sierra de la Estrella y la puerta de entrada a su vertiente sur. Su imagen siempre nos llama la atención cada vez que circulamos por la autovía A23. Adosada a la ladera de la montaña y construida a varias alturas como tantas ciudades lusas. Covilhã es una ciudad que aúna tradición y modernidad. En el primer bloque nos encontramos con monumentos imprescindibles como la igreja de Santa María Maior, decorada en su fachada con otra formidable muestra de la azulejería lusa.

Igreja de Santa María Maior

Igreja de Santa María Maior

Si en Seia podemos visitar el Museu do Pão, en Covilhã tenemos el dedicado al Queijo de Serra. En el apartado museístico tenemos que mencionar también el Museu de Lanificios. No podemos olvidar que esta ciudad fue uno de los mayores productores de lana de Europa y ha querido rehabilitar una de sus viejas fábricas para hacer un repaso a la historia textil de la Covilhã.

Los aires más vanguardistas de la ciudad se reflejan especialmente en una ruta de arte urbano que podéis consultar en este PDF. Desde 2011 se celebra el Festival de Arte Urbano de Covilhã (WOOL) que va sumando año a año nuevas obras en diferentes puntos de la ciudad. En total hay 27 y algunas de ellas son altamente recomendables. Moderno y vanguardista es también el impresionante puente sobre la Ribeira da Carpinteria. Una magistral obra de 52 metros de alto y 220 de largo que ha mejorado notablemente la comunicación entre los barrios altos y bajos de la ciudad.

Unhais da Serra

Muy cerca de Covilhã se localiza la villa termal de Unhais da Serra. Sus aguas con propiedades medicinales atraen visitantes durante todo el año, pero en verano también lo hace su extraordinaria piscina natural. Una amplia zona de baño dotada con todos los servicios y galardonada con la bandera azul. Posee extensas zonas verdes con numeroso arbolado, un restaurante, una zona de merendero y hasta un amplio aparcamiento para autocaravanas. La piscina está construida sobre la ribeira de Unhais y cuenta con dos represas, una de ellas destinada a niños y personas con movilidad reducida.

Piscina natural de Unhais da Serra

Piscina natural de Unhais da Serra

Cortes do Meio

Dicen que Cortes do Meio es la capital de las piscinas naturales de Portugal. Este título no es exagerado, ya que esta pequeña freguesia cuenta con nada más y nada menos que con doce pozas y zonas de baño en un entorno idílico. Todas ellas están perfectamente señalizadas con indicadores de madera. Algunas requieren hacer un pequeño trayecto caminando y otras permiten llegar con el coche hasta sus inmediaciones.

Poço da Ponte Velha de Cortes do Meio

Poço da Ponte Velha de Cortes do Meio

Todas ellas se ubican en la ribeira de Caia, el río que discurre junto a Cortes do Meio y que, con el paso del tiempo, ha ido horadando el granito del paisaje. Las primeras piscinas y las más cercanas el núcleo urbano son el poço da Fatela (amplía y con una cascada); el poço da Ponte Velha (con aparcamiento, aunque con poca profundidad); y el poço da Monteira (extensa y ‘decorada’ con varias cascadas). A medida que seguimos el río en dirección norte nos encontraremos con los siguientes nueve ‘poços’: Azenhas, Funil, Forno Velho, Embude, Penha Fundeira, Inferno o Penha Cimeira, Brejo, Meio Quartilho y Cascata.

Linhares da Beira

No podemos acabar esta guía con todo lo que ver en la Sierra de la Estrella sin mencionar a una de las localidades más bellas de Portugal y por supuesto del parque natural. Linhares da Beira ocupa una situación estratégica en una atalaya privilegiada, lo que la convirtió en codiciada a lo largo de la historia. Fruto de esa ubicación se construyó su castillo, uno de los mejor conservados del país vecino. Sus iglesias Matriz y de la Misericordia y sus calles empedradas con viviendas construidas en granito y decoradas cuidadosamente con hortensias, la convierten en una aldea con un encanto singular. Forma parte de la red de Aldeias Históricas de Portugal y aunque se encuentra en la vertiente de la Sierra de la Estrella menos frondosa, su encanto medieval merece por sí mismo una visita.

Patio de armas del Castillo de Linhares

Patio de armas del Castillo de Linhares

Hoteles en la Sierra de la Estrella

Son múltiples las opciones para alojarse en la Sierra de la Estrella gracias a una oferta hotelera muy interesante que en los últimos años ha mejorado ostensiblemente. Durante nuestra primera visita al parque naturas nos alojamos en el hotel Berne de Manteigas. Su aspecto exterior es el de una típica casa suiza de montaña y en su interior se mantiene esa filosofía con habitaciones decoradas en madera. Cuenta con una pequeña piscina exterior y al estar situado fuera del pueblo la tranquilidad que otorga y las vistas que ofrece son excepcionales. El trato de sus propietarios fue extraordinario. Estas son otras opciones para alojarse en Manteigas.



Booking.com

Para nuestra segunda incursión en la Sierra de la Estrellas optamos por un alojamiento muy económico, pero que nos sorprendió gratamente. Se trata del hotel Pedras Lavradas, ubicado literalmente en medio de la montaña y en total soledad al pie de la carretera N230 que recorrer el sur de la Sierra de la Estrella. La experiencia no pudo ser mejor. Las habitaciones son sencillas, pero totalmente nuevas y muy limpias. Y el trato de los dueños fue inmejorable. Los desayunos son abundantes y muy completos y, por si fuera poco, cuentan con un restaurante del que más adelante hablaremos y que elaboran uno de los bacalaos más deliciosos que hemos probado. El hotel Pedras Lavradas se encuentra a 45 minutos en coche de Covilhã, ciudad que cuenta con una amplia variedad de alojamientos que puedes consultar aquí.

Nuestra habitación de la Casa da Ribeirinha

Nuestra habitación de la Casa da Ribeirinha

Nuestra tercera y, de momento, última vista a la Sierra de la Estrella tuvo a la localidad de Sabugueiro como centro de operaciones. Allí elegimos la Casa da Riberinha. Se trata de un alojamiento situado al pie de la travesía del pueblo y totalmente nuevo. Las habitaciones son amplias, equipadas con muebles de primera calidad y un aislamiento perfecto. Su propietaria, Joana, es un encanto y te facilita completa información de todos los atractivos de la zona. Cuenta con una cocina común para los huéspedes y el único aspecto negativo es que, en el momento de escribir este post, no tenía wifi. Tampoco sirve desayunos. Aquí puedes consultar otros alojamientos en otros puntos de la Sierra de la Estrella como Seia, Loriga y Gouveia.

¿Dónde comer en la Sierra de la Estrella?

La gastronomía tiene que ocupar un papel capital en la visita a la Sierra de la Estrella. Hablamos de una cocina de montaña donde destacan productos como el queso, la miel, la carne de cordero y cabrito, las castañas y los buenos panes de centeno. En muchos restaurantes también encontraremos enchidos (embutidos) variados, además del sempiterno bacalao y las truchas, por ejemplo. Fruto de nuestra experiencia viajando por la Sierra de la Estrella destacamos estos restaurantes que nos sorprendieron gratamente.

  • Restaurante Berne (Quinta de Santo António. Manteigas). Además de un fantástico hotel para alojarse en la Sierra de la Estrella, el Berne también cuenta con un interesante restaurante para paladear la gastronomía típica de la zona. En un cuidado comedor con excepcionales vistas del entorno de Manteigas, el restaurante Berne prepara con mimo platos como el bacalhau com broa, las espetadas de carne, las truchas, enchidos regionales, la feijoca (similar a la fabada) y las carnes de cordero y ternera, entre otros. Sus precios son más elevados que la media de la zona, pero la calidad de su cocina es indudable. Precio medio por persona: 25 euros.
Espetada de marisco del restaurante Berne

Espetada de marisco del restaurante Berne

  • Restaurante Império (Av. Augusto Luis Mendes, 15. Loriga). Modesto restaurante ubicado en la localidad de Loriga, pero con una cocina brillante a precios muy ajustados. Cuenta con una zona de bar y cafetería y un pequeño comedor con bonitas vistas, ya que está situado en la parte alta del municipio. Nosotros probamos un delicioso pulpo a lagareiro y secreto de cerdo ibérico a la parrilla con patatas fritas. Ambos platos, abundantes y certeramente elaborados. Una de sus especialidades es el cabrito y de hecho cada mes de febrero celebra unas jornadas gastronómicas dedicadas a esta suculenta carne. Precio medio por persona: 16 euros.
Pulpo a lagareiro del restaurante Império

Pulpo a lagareiro del restaurante Império

  • Restaurante Pedras Lavradas (N231. Teixeira de Baixo). Hemos hablado antes de la sorpresa que nos causó este hotel ubicado en medio de la nada con unas espectaculares vistas de la Sierra de la Estrella. Pero todavía más grata fue la sorpresa de cenar por partida doble en su restaurante. Elaboran un bacalao al estilo de la casa para quitarse el sombrero, gratinado recubierto de una generosa cantidad de patatas fritas hechas con verdadero mimo. En su carta de pescados también figuran la dorada, el salmón y la trucha. Ninguno de los platos supera los 10 euros. En el capítulo de carnes, exquisita la espetada mixta. También preparan chuletas de cerdo y ternera a la plancha y picanha. Los postres, también deliciosos.  Precio medio por persona: 13 euros.
Bacalao al estilo de la casa de Pedras Lavradas

Bacalao al estilo de la casa de Pedras Lavradas

  • Restaurante A Margarida I (Senhora do Desterro. São Romão). Junto al Santuário de Nossa Sra. do Desterro se encuentra uno de los restaurantes más interesantes del municipio de Seia. Ubicado en un antiguo horno de pan comunitario con grandes techos de madera, A Margarida I apuesta por la cocina tradicional, pero dando a todos sus platos un toque personal que conquista al comensal. De su corta, pero apetecible carta destacamos el delicioso el bacalao al estilo Margarida. Un generoso plato de lascas de bacalao mezcladas con broa, patata, cebolla y un extraordinario aceite de oliva. Interesantes son sus platos con carne de cerdo y jabalí, además de arroz con filetes de pulpo. También pedimos el bife a Margarida, carne de ternera a la pimienta acompañada con gajos de patatas fritas y un huevo. Exquisito.  No os perdáis tampoco sus postres, especialmente el pudim blanco con frutos silvestres. Lo único que no nos gustó es que como entrada te ponen lo que ellos llaman ‘bucha do pastor’ y que es el pan y las aceitunas de toda la vida. Te lo cobran a 4 euros y se quedan tan anchos. Precio medio por persona: 20 euros.
Bacalao a Margarida

Bacalao a Margarida

  • Restaurante Miralva (R. do Comércio, 27. Sabugueiro). Restaurante ideal para adentrarse en el recetario tradicional de la Sierra de la Estrella en un local amplio, cálido y con una decoración muy propia de la montaña. Con un trato exquisito, podemos degustar platos como la trucha ‘grelhada’ con jamón, la chanfana serrana (guiso de carne de cabra), las chuletillas de cordero o el lomo de cerdo asado al horno. Nosotros nos decantamos por la trucha y por el lomo, y ambos estuvieron a buen nivel. Los precios de los platos rondan entre los 10 y los 14 euros. Muy recomendable el postre de la casa (similar a las ‘natas do ceu’). Precio medio por persona: 15 euros.
Trucha 'grelhada' de Miralva

Trucha ‘grelhada’ de Miralva

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies